volver.es.

volver.es.

Consejos para reducir los efectos del cambio de altitud en tus viajes

Los viajes son una experiencia maravillosa que nos permiten descubrir nuevos lugares, culturas y conocer a personas interesantes. Algunos de los viajes más emocionantes implican la exploración de lugares a gran altitud, como senderismo en montañas o visitar ciudades como La Paz, Quito o Cusco. Sin embargo, el cambio de altitud puede tener un impacto en la salud de los viajeros, especialmente en aquellos que no están acostumbrados a altitudes elevadas.

¿Qué es el mal de altura?

El mal de altura, o también conocido como mal agudo de montaña (MAM), es una condición médica que se produce cuando el cuerpo no se adapta correctamente a la altitud. Esta condición es comúnmente experimentada en altitudes superiores a los 2.500 metros, y sus síntomas pueden ser leves o graves.

Los síntomas del mal de altura pueden incluir dolor de cabeza, fatiga, mareo, náuseas, vómitos, falta de apetito, insomnio, dificultad para respirar, entumecimiento en las extremidades y pérdida de equilibrio.

Consejos para reducir los efectos del cambio de altitud

Antes de aventurarse en un viaje a gran altitud, es importante comprender cómo el cuerpo responde a la altitud y cuáles son los factores que influyen en la adaptación. Por lo tanto, aquí hay algunos consejos para ayudar a reducir los efectos del cambio de altitud:

  • Informarse sobre el lugar de destino: Es importante conocer la altitud del lugar de destino y los problemas de salud que pueden surgir. Asegúrate de conocer los síntomas y el tratamiento del mal de altura.
  • Planificar una adaptación gradual: Si es posible, planifica un periodo de adaptación gradual antes de llegar a altitudes más elevadas. Por ejemplo, si estás planeando un viaje a Machu Picchu, planifica una estadía en Cusco primero. De esta manera, tu cuerpo tendrá tiempo para adaptarse gradualmente antes de llegar a altitudes más elevadas.
  • Beber bastante agua: La deshidratación puede agravar los síntomas del mal de altura. Asegúrate de beber mucho agua durante toda tu estadía en altitudes elevadas.
  • Minimiza la actividad física: Cuando llegues a altitudes elevadas, es recomendable reducir la actividad física y descansar. Esto dará tiempo a tu cuerpo para adaptarse.
  • Evita el alcohol y el tabaco: El alcohol y el tabaco pueden empeorar los síntomas del mal de altura. Es mejor evitarlos durante tu estadía en altitudes elevadas.
  • Consume alimentos ricos en hierro: Los alimentos ricos en hierro, como la carne roja y las espinacas, pueden ayudar a tu cuerpo a producir más glóbulos rojos, lo que mejora la absorción de oxígeno.
  • Considera medicamentos contra el mal de altura: Los medicamentos contra el mal de altura pueden ayudar a reducir los síntomas y a mejorar la adaptación del cuerpo a la altitud. Consulta a un médico antes de tomar cualquier medicamento.
  • Escucha a tu cuerpo: Es importante prestar atención a los síntomas que experimentas y a cómo te sientes. Si sientes que los síntomas empeoran o no mejoran, busca atención médica inmediata.

Conclusión

El cambio de altitud puede tener un impacto en la salud de los viajeros, pero con la planificación adecuada, se pueden reducir los efectos del mal de altura y disfrutar de la experiencia de explorar lugares de gran altitud. Es importante informarse sobre el destino, planificar una adaptación gradual, beber mucha agua, descansar y evitar el consumo de alcohol y tabaco. Además, es posible consultar a un médico sobre medicamentos para el mal de altura y prestar atención a los síntomas. Con estos consejos, puedes disfrutar de la belleza de los lugares a gran altitud sin ningún problema de salud. ¡Buen viaje!